Los robots de la NASA con llantas nuevas

La exploración espacial requiere tecnologías innovadoras. Las llantas de los robots que se envían a otros mundos tienen que ser muy diferentes a lo que estamos acostumbrados. El robot Curiosity en Marte ha tenido grandes éxitos, pero sus ruedas tuvieron un fallo inesperado. El laboratorio Glenn esta desarrollando una clase de llantas más durables (que los diseños anteriores) que puedan soportar vehículos más robustos. Estas nuevas llantas pesas 10 kilos aprox. y permiten soportar cargas de unos 80 kilogramos. Con esto prevendran futuras fallas.

La NASA siempre ha tenido la tendencia a reinventar la rueda, sin embargo, en este caso parece ser justificada esta razón. La NASA ha trabajado (por 50 años) tratando de inventar una llanta que funcione adecuadamente en otros planetas. En la Tierra, las llantas con aire han sido eficientes y efectivas, pero en la Luna o Marte, las cosas no funcionan igual; y se complica más diseñarlas, cuando los ingenieros ni siquiera saben cómo es en realidad el terreno marciano.

En el primer carro espacial, que se usó en la Luna (Apolo / 15 de 1971) tenían llantas flexibles armadas con una malla metálica, con titas de titanio, que podían agarrarse el suelo lunar. En Marte los robots que se enviaban usaban ruedas de aluminio “que también tiene el Curiosity” sin embargo no se esperaba que el terreno en donde rodarían fuera tan duro como se demostró ser. En un año de trabajo aparecieron agujeros en las ruedas del Curiosity. La NASA obviamente está preocupada que las llantas se dañen lo suficiente y el robot pierda su autonomía.

La NASA está considerando usar llantas avanzadas con resortes que den mejor tracción y durabilidad en las siguientes misiones a Marte. Sin embargo los experimentos en el simulador Marciano no han tenido el éxito esperado; las llantas parecen deformarse bajo cierta presión, perdiendo su forma.

El último informe de la NASA, respecto a este problema de la llantas, la dieron el  ingeniero Colin Creager y el científico de materiales Santo Padula cuando llegaron a una interesante solución. Padula sugirió usar un material con memoria, que permita al material cristalino deformarse y regresar a su posición original a nivel atómico. El proyecto está en desarrollo pero hay gran posibilidad para estas llantas, porque son más durables y pueden adecuarse al terreno donde rueden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *